Historia

La Vice-Provincia de Santa María de Guadalupe

En 1951 se reunió el Consejo del Comisariado español, en EEUU. Dilatar la decisión de que la Tercera Orden Regular de San Francisco fuera también a México arriesgaba la pérdida de la buena voluntad del Canciller de la diócesis de la ciudad de México.

Se decidió entonces enviar al padre Juan Domenge, para atender la capilla en la colonia Moctezuma.

El padre Antonio Bauzà, Ministro Provincial de España, fue en 1952 a México para estudiar la oferta de otra iglesia. Supo que había gran necesidad de sacerdotes en la ciudad de México, donde la población aumentaba explosivamente. Fue entonces que el padre Bauzà y su Consejo aprobaron la oferta de la Archidiócesis.

historia1img1

Los frailes construyeron una nueva iglesia junto al Señor del Buen Despacho y la dedicaron a la Divina Providencia. La Archidiócesis confió a los frailes la parroquia de San Pío X en 1957, y posteriormente dos parroquias más. Los frailes compraron terrenos en Atizapán de Zaragoza, estado de México, para construir un seminario menor.

En 1963 la Provincia Española separó a México del Comisariado de EEUU y lo hizo un Comisariado independiente.

Los frailes abrieron un seminaro menor para formar a jóvenes en edad de Segunda Enseñanza. En 1981 el Comisariado estableció el noviciado en Atizapán, en el Convento de Nuestra Señora de los Ángeles. En 1984 el Comisariado abrió una casa en Tlalpan para estudiantes de filosofía y teología.

historia1img2

En el Capítulo Provincial de 1997, los frailes capitulares establecieron a México y Texas como Viceprovincia. Después, aquel mismo año, el padre Bonaventure Midili, Ministro General de la TOR, erigió la Viceprovincia de Santa María de Guadalupe. El padre Mateo García fue elegido Ministro Provincial.

Inicio de la Casa de la Juventud

La Casa de la Juventud es un movimiento católico organizado por religiosos franciscanos de la Tercera Orden Regular (TOR) en el cual se pretende que los jóvenes tengan una experiencia nueva de Dios dentro de un ambiente alegre y fraterno.

historia2img1

Se encuentra en el seminario "Nuestra Señora de los Ángeles" en Atizapán de Zaragoza, estado de México.

En un fin de semana (al inicio cada 15 días, actualmente cada mes) se realizan los encuentros juveniles durante prácticamente todo el año. Participan jóvenes desde los 14 años.

El iniciador del movimiento fue el padre Fray Antonio López Solís, TOR junto con los frailes Santiago Crespo, Javier Domínguez Muñoz, Amando Trujillo Cano, Salvador Villafán Patiño y Tomás Cruz Gómez.

historia2img2

Desde entonces, varios frailes han pasado por la Casa de la Juventud, tanto como miembros como encargados de la misma, llevando a cabo los encuentros con la ayuda de otros frailes y laicos: Antonio López estuvo a cargo de 1981 a 1989. Los frailes Santiago y Amando lo hicieron desde 1990 hasta 1994. Fray Kempes (qepd) estuvo a cargo de la Casa de la Juventud de 1995 a 1997. Fray Celso Pirrón ha estado a cargo de la Casa desde entonces.

Los encuentros iniciaron en el mes de noviembre de 1981. Fue un comienzo incierto, pues era una experiencia novedosa para todos los que intervinieron.

El material con el que se disponía resultaba apenas suficiente: un proyector de audiovisuales, folletos de trabajo, una guitarra con un pequeño amplificador,...

Antes de poner en marcha los encuentros hubo un período de actividad intensa elaborando el texto y los dibujos del folleto, arreglando cuevas para celebrar el sábado por la noche la Eucaristía u otras ceremonias, arreglos a la casa y sus alrededores para recibir a los jóvenes, compra de colchonetas y trastes, aprender y ensayar los cantos, etc.

Originalmente no estaba pensado que los encuentros llegaran a convertirse formalmente en un movimiento juvenil; constituían más bien el apostolado de los novicios en aquel entonces. Pero el número de asistentes aumentaba y las convivencias adquirían mayor consistencia, ya no era sólo responsabilidad de los religiosos, sino también de mucha gente que generosamente contribuían en su buen funcionamiento.

Los primeros encuentros

Al principio de los encuentros se organizan algunos juegos con todos los presentes, creando así un clima de confianza y alegría.

Los ensayos de cantos tienen una función muy importante: motivan el ánimo de los jóvenes y los hacen participar activamente en las celebraciones.

historia3img1

Del total de asistentes se forman varios grupos pequeños. Al frente de cada equipo hay uno o varios monitores que lo coordinan.

historia3img2

Recién formado el grupo son aplicadas sencillas dinámicas de integración. A continuación pasan al trabajo hecho con base en la lectura del folleto, a comentarios de todos los miembros del equipo sobre el tema y a dinámicas diversas para apoyar la comprensión del mismo.

Cuando los encuentros comenzaron y durante el primer año sólo había un tema: "Jesucristo". Posteriormente fue agregado el tema "Iglesia", alternando con el de "Jesucristo". El tercer tema incluido fue "Sacramentos".

A partir de septiembre de 1983 la temática se amplió abarcando 9 temas: "El hombre y su mundo", "La fe y Dios", "Biblia", "Evangelios", "Jesucristo I y II", "Iglesia", "Sacramentos" y "El compromiso de la fe".

Los temas también pueden incluir audiovisuales que sirven de introducción a los trabajos o de reflexión en las celebraciones. Al cabo de esos nueve temas iniciales, se puede llegar a tener una visión general de la vida cotidiana y su compromiso.

La temática fue cambiada después a temas referentes a Cristo. El conjunto de ellos permite comprender mejor la persona de Jesús y su mensaje, pero cada tema por separado forma una unidad.

Desde entonces, los temas y su contenido han ido cambiando con el tiempo, con el apoyo de mucha gente hoy en día la temática es muy variada, y ciclo con ciclo la gente intregrante del equipo de trabajo se esfuerza por ofrecer a los jóvenes una visión actual y joven de Cristo ante sus vidas y las realidades sociales que, desde 1981, han cambiado mucho.

A lo largo del encuentro, los jóvenes se relacionan con varios compañeros y comparten entre sí sus momentos felices, sus ideas y sus inquietudes, todo esto en un ambiente cristiano.

Las celebraciones generales y por grupos, los juegos y los ensayos de cantos se encaminan a favorecer en el joven una apertura a Dios, un encuentro con Jesús cercano y amigo.

Los encuentros terminan con una Eucaristía el domingo por la tarde, en ella los papás de los jóvenes y el público en general son invitados también.

historia3img3

Terminada ésta, los encargados de los grupos y las escuelas se reunen para dar gracias a Dios y hacer un balance del encuentro.

El trabajo y los resultados logrados no serían realizables sin la ayuda de un grupo de jóvenes que asisten a cada encuentro y asumen responsabilidades de coordinación, dirección, monitoreo y servicio.

Encuentros grandes, especiales, infantiles y otros eventos

Desde el inicio se comenzaron a manejar también los encuentros grandes, por ser encuentros de 4 días en vez de 2, o por la importancia de su temática. Estos fueron y siempre han sido:

  • Pascua, que se realiza el jueves Santo, viernes Santo, sábado Santo y domingo de Resurrección durante la Semana Santa.
  • Navidad, que se realiza los días 21, 22, 23 y 24 de diciembre.
  • Pentecostés, que se realiza en el fin de semana que coincide con la fiesta de Pentecostés en la Iglesia.

Además, se organizan encuentros con actividades especiales extra, como la Noche Mexicana (a mediados de septiembre), la Noche de brujas (a fines de octubre o a principios de noviembre), y el encuentro de la Amistad (a mediados de febrero). Estos comenzaron a realizarse a partir de 1984.

En algunas ocasiones, también se organizaba una kermesse pro-Casa de la Juventud para ayudar económicamente al movimiento, en ella cooperaban tanto los jóvenes como los padres de familia.

A partir de enero de 1983, se integró una escuela de formación para futuros monitores con el fin de profundizar en lo concerniente a nuestra religión y colaborar después en los grupos con mayor eficacia. Se imparten temas de "Biblia", "Cristología", "Eclesiología", "Sacramentos" y "Dinámicas de grupos". En septiembre de 1984 se abrieron además de ésta, otras escuelas para dividir mejor el trabajo y dar la oportunidad de desarrollo a un número mayor de muchachos. Fueron las escuelas de música, teatro y liturgia. Todas trabajando durante las convivencias, cuando los grupos se reúnen.

historia4img1
historia4img2

Por lo general, cada año se presenta también en la Casa de la Juventud una obra de teatro organizada y actuada por los jóvenes miembros del grupo de trabajo para ayudar económicamente al movimiento.

A partir de octubre de 1984 también se comenzaron a llevar a cabo encuentros infantiles en los fines de semana que no había encuentros juveniles (al principio esto fue también cada 15 días, hoy en día son igualmente cada mes).

Posteriormente, también se comenzaron a llevar a cabo los encuentros para adultos (o más bien para jóvenes mayores de 26 años), que actualmente se realizan tres veces al año (y cabe decir que en realidad los adultos siempre son bienvenidos a cualquier encuentro juvenil, y que en los encuentros grandes se suele formar un equipo especial para ellos), y los encuentros para adolescentes, que actualmente están integrados, según su edad, a los encuentros infantiles en el equipo de Grandes (de 12 a 14 años) o en los encuentros juveniles (a partir de los 14 años).

Es necesario decir que nunca se ha tratado de lucrar, la inscripción a cada encuentro es lo más baja posible, tomando en cuenta que muchos jóvenes no pueden pagar cuotas altas. No se pretenden encuentros elitistas. Todo el dinero se invierte en material necesario como bancos, folletos, instrumentos musicales, equipo de sonido, etc. y en su mantenimiento como en el de las instalaciones de la Casa en general.

Debido a la insuficiencia inicial de las instalaciones y a la cantidad tan grande de asistentes, se construyó un nuevo edificio en la parte posterior del seminario (la 'casa nueva', donde se ubican los dormitorios actualmente). Igualmente se han construido el techo y recinto del auditorio, la reja, una cocina, baños, etc. y actualmente se está trabajando en allanar y mejorar el camino de entrada a la Casa, todo gracias a la ayuda y cooperación de los jóvenes y sus padres.

Los encuentros y la Iglesia

La Casa de la Juventud tiene una doble dimensión: pastoral juvenil, y dentro de ella pastoral vocacional.

Una de las bendiciones más grandes del movimiento ha llegado a ser el significativo incremento de vocaciones religiosas.

Las siguientes fotos son de religiosos que, a excepción del primer grupo, casi en su totalidad fueron fruto de los encuentros en los primeros años de la Casa de la Juventud:

historia5img1
Noviciado 81-82

historia5img2
Noviciado 82-83

historia5img3
Noviciado 83-84

historia5img4
Noviciado 84-85

Cabe destacar por ejemplo, a fray Kempes y fray Celso Pirrón, que fueron jóvenes participantes de los encuentros y posteriormente decidieron integrarse a la orden (noviciado 83-84), y que posteriormente llegaron incluso a quedar a cargo de la misma Casa de la Juventud.

El trabajo realizado en la Casa de la Juventud pretende ser un impulso a los jóvenes para que éstos se integren a sus grupos juveniles o parroquias y trabajen en la construcción de una Iglesia más fuerte y juvenil.

En la Casa de la Juventud sabemos que los jóvenes son buenos y generosos, pero hay que motivarlos y darles oportunidades de proyección sin temor de trabajar con ellos.

En la Casa de la Juventud T.O.R., queremos cooperar con nuestra sencilla experiencia pastoral y cordialmente los invitamos a que nos conozcan y juntos trabajemos en la construcción de un mundo mejor.

En noviembre 2011, la Casa de la Juventud cumplió 30 años de existencia.

30 años a lo largo de los cuales muchísima gente ha pasado por ella, participando pero también comprometida en todo tipo de labores...

30 años, por el Evangelio...